Jesucristo hombre

El VERBO se hizo carne

Para conocer y entender el Evangelio, se hace vital saber que el Señor Jesucristo es Dios.  Ya se explicó (en el estudio Jesucristo Dios) qué es Dios y la deidad del Señor Jesucristo; de la misma manera, comprender que Dios en la persona del Señor Jesucristo es el Verbo y se hizo hombre. Para ello, se analizó qué es la humanidad, en qué consiste y cómo fue que Dios creó al hombre. Vamos a profundizar acerca de cómo el Verbo se hizo hombre o carne.

¿Cómo Dios se hizo hombre?

Hay diferentes procesos o formas de producir o engendrar un ser nuevo o de hacer algo nuevo, uno de estos procesos es la creación que es la forma de producir, elaborar o engendrar algo nuevo y sabemos que el único que crea, es Dios, porque dio comienzo a todo lo que existe. Otra forma es la imaginación que ha servido para engendrar ideas, nuevos proyectos e inventos. También los injertos como en las plantas y muchos otros procesos pueden reproducir nuevos seres.

Antiguamente, antes de los avances de la ciencia, sólo era posible engendrar a humanos por la unión física del órgano reproductor femenino con el masculino, permitiendo que óvulos y espermatozoides realizaran el proceso de fecundación. Actualmente, se puede fecundar sin la necesidad de recurrir a los órganos reproductores sexuales masculino y femenino, esto sólo utilizando técnicas de laboratorio de investigación científica como la clonación y la inseminación artificial, entre otros.

Encarnación

La encarnación es una forma de engendrar; por este proceso, Dios se hizo hombre y no fue por creación, imaginación ni por fecundación, fue por la encarnación  que  el Verbo (palabra) se hizo hombre. Cuando Dios se hace hombre  recibe el nombre de Jesús,  antes (en el llamado Antiguo Testamento) no se llamaba Jesús, ese es su nombre a nivel humano, por lo tanto el nombre que aparece es el Verbo o La Palabra. Al referirnos al Señor Jesucristo Bíblico, debemos decir Dios hecho hombre porque el Señor Jesucristo no solamente es Dios, también es humano y ambas naturalezas están fundidas en Él eternamente.

El ser humano es fundición de espíritu y materia. El Señor Jesucristo es Dios (el Verbo) hecho hombre, porque su Espíritu se introduce en el útero de María, se llena de carne y nace un ser humano vivo: fundición de la materia de María y del Espíritu de Dios; siendo lo engendrado: Dios hecho hombre por medio de la encarnación. Por tanto, la encarnación consiste en que el Espíritu de Dios (el Verbo) tomó la humanidad de María sin tomar el pecado de ella (porque Dios creó a la humanidad sin pecado). No es característico de la naturaleza humana pecar, Dios nos creó sin pecado pero por medio de un hombre se introdujo el pecado a la humanidad como lo dice en Romanos 5:12: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por medio de un hombre, y por medio del pecado la muerte, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

El Señor Jesucristo no desciende de María porque el óvulo de ella no fue fecundado, es decir, el Señor Jesucristo no nació por fecundación, no se hizo hombre por medio de la fecundación. Cuando fue engendrado el Señor Jesucristo, se produjo un nuevo ser por medio de la encarnación.

La encarnación no es un término que esté en La Biblia, en ningún versículo van a encontrar: “y se encarnó” pero sí encontramos que “se hizo carne”, “se hizo hombre”, “habitó entre nosotros”. En Filipenses 2:5-10 dice: “Considerad entre vosotros lo que hubo también en Jesús el Mesías, el cual, existiendo en forma de Dios, no quiso por usurpación ser igual con Dios, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo al hacerse obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio el nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra”.

El Señor Jesucristo tomó la condición de humano en María, la condición no de varón, sino de hombre, de ser humano en María y se llenó de carne. Al decir en La Biblia que se llenó de carne, eso se llama encarnarse. Por  ejemplo: cuando una uña se encarna es porque se cubre de carne, en este caso no se puede caminar ni se puede colocar zapatos, la uña se cubre de carne y ambas se funden, para solucionar el problema es necesario sacar la uña con la carne que la está cubriendo.

Si el Señor Jesucristo hubiera sido fecundado en el vientre de María habría nacido un ser humano muerto y pecador. Si el Señor Jesucristo, se introduce o se incorpora en el cuerpo de María como Dios solamente, hubiese sido posesión. El Señor Jesucristo no podía ser fecundado porque heredaría el pecado y la muerte de Adán. Hubiera nacido como ser humano muerto, sin vida y no hubiera podido morir por nosotros.

Ampliar concepto en Libro “Dios de Pactos”, Estudio 2 (pág. 76)

AddThis Social Bookmark Button